La Transferencia de Ganglio Linfático

Algunas mujeres desarrollan la hinchazón del brazo (linfedema) después de la disección del ganglio axilar. Una disección de los ganglios axilares (extirpación de los ganglios linfáticos en el área de la axila) se hace como parte del tratamiento para el cáncer de seno. La cirugía para la axila puede dejar cicatrices y desorganización de los canales linfáticos. La interrupción de los canales linfáticos puede impedir el retorno de líquido linfático en el brazo, lo cual puede causar la hinchazón del brazo y las infecciones.

Linfedema es normalmente controlada con vendajes de compresión y masaje del brazo para aliviar los síntomas de la hinchazón del brazo. Cirugía para eliminar linfedema históricamente ha tenido resultados decepcionantes. Existe un nuevo tratamiento quirúrgico, la transferencia microquirúrgica de un ganglio linfático, ha mostrado algunos resultados favorables. El procedimiento fue desarrollado por Corinne Becker en 1988. En su estudio de 24 pacientes con 5 años de linfedema del brazo que se sometieron a la transferencia microquirúrgica ganglionar de la axila, 10 pacientes tenían la normalización de la circunferencia de la parte superior del brazo, 12 pacientes habían disminuido circunferencia del brazo, y 2 pacientes no presentaron mejorías.

Un ganglio linfático inguinal puede ser transferido a la axila, junto con una reconstrucción mamaria con colgajos perforantes abdominales en mujeres que tienen síntomas de linfedema del brazo.


Content Copyright, Dr. Julie Vasile